¿Por qué iniciar la educación musical desde la infancia?

La enseñanza musical a temprana edad permite el desarrollo positivo de los niños pues fomenta las capacidades latentes de los niños.

Cuando los niños están expuestos desde temprana edad (incluso desde la gestación) a la música desarrollan su atención, la sensibilidad, la memoria y la creatividad.

La meta, indudablemente, es lograr que el niño ame la música, pero este simple objetivo conlleva el desarrollo de la personalidad del niño de manera positiva.

Durante la etapa de alfabetización, a través de las canciones infantiles con sílabas rimadas y repetitivas el niño mejora su forma de hablar.

Además, la música mejora la capacidad de aprendizaje en matemáticas, facilita el aprendizaje de otros idiomas porque potencia la memoria y por si esto fuera poco, mejora su coordinación.

Como ves, hay muchas razones para iniciar la educación musical a temprana edad.