La educación musical y los adolescentes

La educación musical durante la adolescencia se basa en algunos elementos claves que determinarán la efectividad de la clase y los avances del alumno. Quizá el elemento más importante sea, en este sentido, la motivación, misma que despierta el interés y el deseo por aprender.

La falta de motivación es lo que de alguna manera puede explicar el paralelismo entre un gusto real por la música por parte del adolescente (aquella que se escucha en el iPod a todo volumen, la que se baila con los amigos, la que se toca en la banda con los amigos y aquella cuya letra se desea memorizar para poder cantar en las fiestas); y por otro lado la ausencia de interés hacia el aprendizaje formal de la música.

El interés del adolescente por la música; suele moverse más en una escala emotivo-afectiva que técnico-formal. Este es un punto clave a tener en cuenta por parte de los educadores musicales, que en una clase de música, a diferencia de quizá una de física, no se puede dividir rígidamente lo racional de lo afectivo. Y por si fuera poco, conforme avanzamos en edad, solemos poner más trabas para que los otros influyan en nuestro mundo afectivo.

Una primera clave para la educación musical con adolescentes es la importancia de que el docente esté activamente involucrado en el mundo del adolescente, lo cual implica en términos prácticos conocer la música que está de moda, escuchar conciertos que escuchan los alumnos, conocer las novedades en cuanto a técnicas e instrumentos, etc. Con esto, lograremos un acceso real a las necesidades de los educandos.

Otro de los errores más graves, es pensar que los adolescentes no saben de música; quien generaliza en torno a esta aseveración suele llegar a ella con base en prejuicios y argumentos en torno a modas, ya que por el contrario, la mayoría de los jóvenes disfrutan de la música, la conocen y la suelen vivir intensamente. Sobretodo en torno a algunos temas específicos, los adolescentes suelen saber más de música que, por ejemplo, sus padres.

Por último, es importante reconocer el potencial creativo del adolescente, que en esta etapa busca formas de emplear esta creatividad y sacarle el mayor provecho posible. La creatividad, sin embargo, no se expresa igual en todas las personas ya que se mueve desde un ámbito intelectual, hasta el liderazgo social y la rebeldía.